JAVIER MARTEN, ARTE DAIMÓNICO

JAVIER MARTEN, SECRET, MIXED MEDIA ON CANVAS, 176 x 144 cm. 2017

JAVIER MARTEN, SECRETO, TÉCNICA MIXTA SOBRE LIENZO, 176 x 144 cm. 2017

FullSizeRender_4

Javier Marten, Árbol, a los once-doce años,  pilots (plumones) sobre papel, 1980.

Para comprender la obra de un artista y opinar sobre ella, no basta con simplemente analizar su morfología, cromatismo y composiciones, aunque estos datos nos brindan alguna información sobre las intenciones del artista o el período al que pertenece. Juzgar u opinar sobre una pieza de arte de un modo aislado, denota ingenuidad y pensamiento primario.  Cada pieza cuenta con unos antecedentes y contextos históricos y la intención vital y trabajo continuo del artista, que puede o no contribuir en las producciones de otros artistas, contemporáneos o posteriores. Para ejecutar un análisis, es necesario establecer relaciones entre los espacios, formas, cromatismo y reconocer los antecedentes. Conocer los procesos históricos y formales de un artista, nos permite comprender su obra más allá de lo evidente.

 

Javier Marten, CATARATA, acrílico sobre lienzo, 76 x 76 cm. 2011

Javier Marten, CATARATA, acrílico sobre lienzo, 76 x 76 cm. 2011

        Desde la infancia, el arte de Javier Marten ha sido un ritual arquetipal con los giros biomórficos de la naturaleza, una inducción necesaria a la inmersión en el color, las líneas y los giros concéntricos que conducen a la catarsis no sólo del artista, sino del espectador. Su temática y el movimiento de su obra, no da inicio siendo ya mayor, como es el caso de la mayoría de los artistas, sino desde muy corta edad, como veremos en estos dibujos en blanco y negro y color, que hemos encontrado de él.

 

 

En la antigüedad, Sócrates explicaba que cada niño nace con un Daimon, un genio interior que guía. En Platón nos encontramos con que el Daimon representa un ser individual que acompaña a cada hombre durante su vida, un arquetipo del mismo cuño que los nahuales del Tzolkin, el calendario Maya, que nacen con cada uno de nosotros como almas, según la fecha, exactamente como el espíritu Daimónico de Sócrates.

14 años

Javier Marten, Dibujo en pilots (plumones) sobre papel, 1982.

Esto no es “esoterismo barato”, por el contrario, está perfectamente claro en la obra de Javier, desde su primera infancia a la fecha, y el gran James Hillman, fundador de la Psicología Arquetipal, lo explica a través de “La teoría de la Bellota”, la que revela que existe una imagen individual que le pertenece a tu alma. El mismo mito puede encontrarse en la Kabbalah judía.

14-ac3b1os-2.jpg

Javier Marten, Pilots (plumones) sobre papel, 1982.

Javier Marten, Dibujos en pilots (plumones) sobre papel.
El robot enamorado, ilustración para un cuento de su mamá, Floria Herrero.

Javier Marten, pieza de infancia: El robot enamorado, ilustración para un cuento de su mamá, Floria Herrero.

Por eso, Hillman nos aclara que la vocación no tiene que ver con oficios o profesiones, sino con el sentido de SER. Cuando un niño, cuyo Daimon marca una unidad con el Universo que debe ser multiplicada para llegar a otras almas y es apoyado por sus padres, que no intentan cambiarle el rumbo, sino le permiten expresarse, obtenemos el resultado que es evidente en la obra de Javier Marten, QUE NO IMITA A NADIE, sino que desde niño responde a los mecanismos epigenéticos – término acuñado por Conrad Hal Waddington en 1942-, que  identifica un nuevo lenguaje del genoma humano que no es sólo  físicamente hereditario  sino que  introduce la producción de moléculas y hormonas que van más allá de lo reconocido tradicionalmente en nuestro ADN.

Pablo Picasso fue un niño que desde su primera infancia eligió el lápiz y el papel para1361870066039 plantear lo que continuaría haciendo de adulto, tal como Javier. Luisa Segura Albert, Periodista del  Área de Cultura de los Informativos de Radio Nacional de España, narra durante la exhibición de la obra temprana del artista en 2013, en el Museo Picasso de Málaga, una anécdota que ya había contado James Hillman en la entrevista que le realizó Scott London en “Acerca del alma, el carácter & la vocación”. Resulta que las primeras palabras de Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso, no fueron ni papá ni mamá, sino “piz piz”, pidiendo un lápiz. Sus primeros trabajos fueron siempre retratos, imágenes humanas reestructuradas, que continuó hasta el fin de sus días, así como toros y toreros.

warhol-dibujos--644x362Anécdotas similares encontramos en Andy Warhol quien durante su enfermedad en la primera infancia, se pasaba en la cama dibujando, oía la radio y coleccionaba imágenes de estrellas de cine y marcas de productos que colocaba alrededor de su cama. Ya mayor definió esta etapa como crucial en el desarrollo de su obra.

Javier Marten nace en San José, Costa Rica y crece en una casa rodeada de un gran jardín en Los Yoses, donde su mamá, también artista, pintaba y él dibujaba. Luego los fines de semana y las vacaciones las pasaban en la finca de la familia. Él veía el movimiento y el color a su alrededor en todo, y estas primeras piezas lo demuestran.

FullSizeRender_3FullSizeRender_6Javier Marten, Pilots (Plumones) sobre papel, adolescencia.
Blanca Fontanarrosa, Noosphere 1, acrylic on canvas, 216 x 202 cm. 2016.

Blanca Fontanarrosa, Noosfera 1, acrílico sobre lienzo, 216 x 202 cm. 2016.

Cuando tengo la suerte de encontrarme con un artista de este calado, que como las grandes figuras mencionados anteriormente o Blanca Fontanarrosa, la artista argentina radicada en Costa Rica hace tantos años, que continúan toda su vida con un movimiento y un tema, como en el caso de Blanca el agua y su “hilo de la trama”, así como en el caso de Javier los giros sincrónicos, movimientos en espiral de naturaleza abierta y expansiva, confinados en la forma de su contorno circular y por el lienzo. Movimiento continuo multidimensional que coincide con un contorno estático. Dinámica y reposo dispuestos para ser contemplados simultáneamente, o en forma paralela y vertiginosa, proponiendo al unísono la abolición de la dualidad y su persistencia.

20

Javier Marten, Pilots (plumones) sobre papel, adolescencia-juventud

En función de la sincronicidad de su obra, el arte de Javier Marten es envolvente; incluye al observador en su sistema de patrones cosmológicos y naturales.  El proceso de creación formal llega a síntesis multidimensionales en cada propuesta de la juventud a la fecha, sea en su pintura, dibujo o proyectos arquitectónicos.

                           Grafito y plumones (pilots) sobre papel, Javier Marten, dibujos de su primera juventud.  
veintes 3

Ya adulto y estudiando en Londres, descubre la obra de Hans Arp, con la que se siente enormemente identificado por sus propiedades que sintetizan exactamente las formas que él realizaba desde niño, el devenir del movimiento en el tiempo. Es así como descubre que su lenguaje es un heredero del biomorfismo de las primeras vanguardias, pero desde la criptomnesia, puesto que nunca había visto en su infancia y juventud, una obra de Arp y sus recuerdos del futuro se fueron materializando en estas piezas que publico hoy aquí.

                   Grafito y plumones (pilots) sobre papel, Javier Marten, dibujos de su primera juventud.

23 años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s